Menu

 

Historia de la Casa de la Cultura Jorge Eliécer Gaitán

 Turkish prime minister Recep Tayyip Erdogan said intercepted plane Turkish prime minister Recep Tayyip Erdogan said intercepted plane

 

XXXIV ANIVERSARIO

1971-2005

Para la década de los 70 Villavicencio, continuaba su incipiente tránsito de pueblo a ciudad. A pesar de ser sede del Festival Nacional de la Canción Colombiana y el Torneo Internacional del Joropo, la capital metense no disponía de una entidad destinada a propiciar desarrollo espiritual de sus habitantes, mediante el acceso libre a la información y a la cultura.

Ocupando el cargo de Directora de la Oficina de Turismo del Departamento la dama villavicense Maruja Hernández de Gil, con cariño llamada Mayuya, organizó un grupo de danzas folclóricas llaneras, al que le cedía su oficina para realizar los ensayos.

 Esta experiencia le inspiro a doña Mayuya, la idea de crear una biblioteca, una escuela artística y un museo llanero para su ciudad. Tan interesante proyecto contó con el apoyo del gobierno del Meta, en cabeza de don Gabriel López González y de la Sociedad Civil Local, lográndose la creación de la Casa de la Cultura mediante decreto N° 392 del 11 de junio de 1971. Al mes siguiente le fue expedida la personería jurídica. Le correspondió a monseñor Gregorio Garavito ser el primer presidente de su junta directiva.

De esta manera en la noche del 28 de agosto con la asistencia del poeta Jorge Rojas director de Colcultura así como las entidades gubernamentales y representantes de la sociedad Villavicense con beneplácito se inaugura de manera oficial la entidad. Para la sede se arrienda la casa ubicada en la carrera 31 entre calles 40 y 41, del barrio El Centro.

Como primera directora se nombra a Margarita Valencia de Villanueva, con estudios musicales en Italia. Desde este momento también asume Carmenza Figueredo Forero como bibliotecaria, cargo que hoy continua desempeñando.

La entidad comienza labores a través de los servicios de biblioteca pública (nutrida con los libros de la antigua biblioteca Municipal y de un fondo donado por Colcultura) y de la Escuela de música, que tuvo como asesores a los maestros Guillermo Abadía Morales, Simón Galindo, Justo Pastor García. Como profesores fundadores entre otros se recuerdan a Emiro Vergel, al padre Elías Garavito y a Raúl Mójica Mesa quien fuera profesor por muchos años.

Por renuncia de la primera directora, en 1974, doña Mayuya asume dichas funciones encontrando una grave crisis presupuestal que amenaza el cierre de la entidad. En altruista gesto, durante un año le dona el valor correspondiente a su salario y busca con éxito recursos presupuestal y bibliográficos en el Ministerio de Educación, cartera regida por el Doctor Hernando Durán Dussán, amigo personal de la familia de Mayuya y de nuestro departamento.

A la muerte de la fundadora y por entonces directora- Maruja Hernández de Gil, ocurrida en 1979, le sucede en el cargo Rosita Hoyos de Mejía, quien por diez años y no obstante las grandes dificultades de orden financiera rigió los destinos de la entidad, alcanzando excelentes resultados en cada uno de los trabajos propuestos, permitiéndole la positiva proyección a la entidad. Como secretaria tuvo la compañía de Silvia Novoa Rojas, (q.e.p.d.).

Ante la necesidad de un espacio propio para que funcione la Escuela de Artes, se gestiona la compra de una casa en el barrio la Grama, hecho que ocurre el 10 de diciembre de 1981. Posteriormente y con un crédito hipotecario se le practican algunas inecuaciones locativas necesarias para prestar mejor los servicios educativos propios.

En su sede inicial la institución funcionó hasta inicios del año 1983, cuando el gobernador Narciso Matus Torres entregó en comodato la céntrica casa que siempre estuvo destinada para habitación de los mandatarios metenses. El contrato, con duración de veinte años, fue firmado por el doctor Matus y la señora Rosita Hoyos de Mejía . En este inmueble desde entonces se ubica la biblioteca pública y las oficinas administrativas.

Para rendirle homenaje al poeta de Apiay, maestro Eduardo Carranza, con su consentimiento se le coloca su nombre a la biblioteca pública. Luego, a su muerte, la familia del ilustre literato dona parte de su biblioteca personal, sus condecoraciones y algunas prendas personales, con las cuales se organiza el Museo Eduardo Carranza, a cuya inauguración asistieron su esposa Rosita Coronado y su hija María Mercedes.(q.e.p.d).

Por motivos de salud Rosita Hoyos se ve obligada a dejar el cargo, siendo sucedida en 1898 por Clara Serrano de Aldana. Las dificultades económicas persisten más sin embargo la entidad continua cumpliendo su misión. Ante la persistencia de estas crisis mediante Decreto N° 438 del 1° de abril del 1993, la Casa de la Cultura es reestructurada como de derecho público del orden departamental, teniendo como máxima autoridad a una junta directiva presidida por la doctora Marilyn Monroy de Vanegas, quien por nueve años consecutivos representó esta entidad, además integrada por representantes del gobierno y de la sociedad civil. En este mismo año para darle mayor capacidad a las salas de lectura, por cuenta de la gobernación se le practican obras de mantenimiento y adecuación de espacios interiores al inmueble sede de la biblioteca pública.

Con la financiación del gobierno del Meta bajo la gobernación del doctor Alan Edmundo Jara Urzola, y del FIS se le realizan obras de remodelación y ampliación a la planta física de la Escuela de Artes. La entrega oficial de éstas ocurre el 2 de julio de 1999.

La Escuela de Artes Miguel Angel Marín, que con su nombre recuerda al connotado cantautor del folclor llanero, oriundo de Tame-Arauca, con una excelente nómina de profesores imparte, en períodos semestrales, educación básica no formal a niños, jóvenes y adultos en las áreas de música, artes plásticas y danza llanera. Semestralmente capacita un promedio de 500 alumnos en las distintas áreas. A partir del año 2004 la Secretaría de Educación Municipal, autoriza la ampliación de los programas de la Escuela de Artes, y registró los siguientes programas de Educación No Formal: Técnica en formación Musical y Técnica en Artes Plásticas, programa que empieza a regir con un buen número de alumnos a partir del primer semestre de este año.

La Escuela con su modalidad de educación no formal, ha tenido en las áreas de canto y música alumnos sobresalientes como Fabio Bonilla, Yolanda Ocampo, Consuelo Grisales, Eunice Prada, Jesús Morales, Camilo Bustamante, Mesías Figueredo y Arialdo Rojas. En las artes plásticas, programa de posterior creación, se han destacado Sandra Monroy, Maya Anisley Corredor y Libardo Archila.

Indudablemente el principal grupo representativo de la entidad es el Coro de Cámara, con una trayectoria aproximada de veintidós años, entre cuyos integrantes se destacan por su entrega y permanencia Anita Merchán, Evaristo Gilón Solís, Miriam de Castañeda y Marilyn Monroy de Vanegas.

En busca de información acude a su biblioteca pública a diario un elevado número de usuarios, de manera principal estudiantes de bachillerato, universidad, y primaria, reportándose un promedio mensual de 13 mil consultas atendidas. Siendo el género femenino el que más demanda servicio.

Sus programaciones de extensión a la comunidad en horas de la noche son frecuentes. De esta manera, se han consolidado las Tertulias Literarias, cine club, jornada ritmos y colores y ahora martes documentales.

Por sus alcances e impactos positivos en la comunidad metense, en los últimos años se destacan dos iniciativas con origen en la entidad: la creación, con el apoyo de Colcultura, de diez salas infantiles de lectura ubicadas en diferentes municipios del departamento, y la Corporación Batuta Meta que en marzo de 1996 ofreció su concierto de lanzamiento.

En diferentes épocas han ocupado también la dirección de la entidad los señores Fabio Bonilla Fernández, Julio Darío Azuero Isaza, Carlos Lozano Peña y Oscar Alfonso Pabón Monroy, y Henry Benjumea Yepes.

Con motivo de su XXX aniversario de creación, en el año 2001, el gobierno departamental del ingeniero villavicense Luis Carlos Torres Rueda, le practicaron trabajos de mantenimiento y recuperación de elementos originales a la casona sede, la cual es patrimonio arquitectónico de la ciudad.

Con el transcurrir del tiempo la Casa de la Cultura Jorge Eliécer Gaitán de Villavicencio, entidad de la orden departamental adscrita al Instituto Departamental de Cultura del Meta, se ha posicionado dentro del contexto local y regional, gracias a su permanente trabajo en beneficio del desarrollo espiritual de los metenses. Por su función social se le considera como patrimonio cultural de nuestro territorio y que actualmente tiene como Directora de la entidad a la señora Herlinda Salcedo de Flórez.

back to top

Programas

Multimedia

  • fotografía
  • Videos
  • Animación

Prensa

  • Noticias
  • Galeria Fotografica
  • Editorial

Atención al Usuario